Seguidores

miércoles, 27 de agosto de 2008

EL HIJO QUE LLEVÉ DENTRO DE MI


Ayer , paseando por la calle me di cuenta de que mi hijo es casi tan alto como yo (solo tiene nueve años)

El tiempo ha pasado tan rápido, que ahora al mirarlo he sentido la añoranza de cuando lo lleve en mi vientre.

Yo me siento afortunada por haber nacido mujer y haber podido disfrutar de ese privilegio. Es una lastima que los hombres no puedan disfrutar de esos meses de la misma forma que nosotras.

Es cierto que nos ponemos un poco más gorditas, hinchadas etc... pero merece la pena, notar sus movimientos , sus pataditas, saber que esta dentro de ti es algo maravilloso.

Después llega el momento de su nacimiento ,ver su carita por primera vez, entonces es cuando te das cuenta de que tu vida ha cambiado para siempre, de que cuidaras a esa criatura hasta el fin de tus días, la defenderás a capa y espada, contra viento y marea, contra todo y contra todos.

Desde el primer día que lo llevas a casa, todo el aroma de tu hogar cambia, todo huele a bebé. Es tan pequeño y tan grande a la vez.

Cada día será una nueva aventura , ver como comienza a conocerte, sus primeras risas, sus primeras palabras,sus primeros pasos .Abrazarlo y creer que estas en el cielo.(NUNCA ENTENDÍ,POR QUE HAY GENTE QUE PUEDE MALTRATARLOS).

Pero el tiempo pasa tan deprisa, que de repente te das cuenta que ya no puedes llevarlo en brazos, lo miras a tu lado y ya no tienes que agacharte para consolarlo ,que tienes que comenzar a hablar con el de otros temas"de esas preguntas que te ponen en apuros".

Pero todo merece la pena, sabes que tu vida y la suya siempre estarán unidas .Hasta el fin de nuestros días y más allá.

6 comentarios:

Isabel dijo...

La maternidad es una experiencia maravillosa, merece la pena, a pesar de los miedos y la gran responsabilidad que supone educar un hijo. Cada etapa de la vida de tu hijo te engrandece como persona.

Mayela Bou dijo...

Mil gracias por visitarme, por compartir este cafè que hoy ha tenido sabor a recuerdos maravillosos!!
Me ha gustado mucho tu blog, lo leere despacio.
Y que maravilla compartir contigo ese amor por los hijos, realmente las mujeres somos especiales!
En que ciudad vives?

adriana dijo...

Hola guapa!
Yo llevé en mi vientre no a uno, a dos!!! dos que ahora tienen nueve años... y sí echo de menos aquellos seis meses de su primer "go..." "mama", pero cada etapa te brinda una serie de cosas maravillosas, que nosotras, mamis, tenemos el privilegio de disfrutar.

Gracias por pasar por mi blog y por tu bonito comentario.

Seguimos en contacto

Besos

toñi dijo...

Gracias adriana por visitar mi blog
y muchas felicidades por tus hijos . Seguiremos en contacto, un beso.

Tere dijo...

Levantarse de pronto a escuchar su respiración,desear con toda el alma que el dolorcito que les molesta lo pasáramos nosotras en su lugar,el desconcierto de verlos mayores y pensar que un día formaron parte de nuestro cuerpo.Un gran milagro,un misterio maravilloso.

Fermín Gámez dijo...

En cierto modo las mujeres sois envidiables en ese aspecto. Pero la paternidad es un punto de vista que también merece la pena.